Un grupo de alumnos han reinterpretado las fotos de Hans Sylvester de los niños de Etiopía.

No se le pueden comparar pero son divertidas.

Anuncios