Porque  no nos enseñan a llorar desde pequeños nos cuesta hacerlo cuando somos

grandes.

A partir de los cuarenta años despertarse es asomarse con precaución al mundo.

Anuncios