En la antigua fábrica de curtidos de Estella encontré unos muestrarios de cuero, fichas en donde apuntaban las pruebas de color, grapando trozos de cuero y haciendo anotaciones a los lados. Esos papeles los utilicé para dibujar encima.

Esta experiencia me llevó a preparar soportes de madera con elementos pegados o clavados sobre ellas y a pintar de una manera más parecida al dibujo. De los trazos negros de contorno del dibujo surgió la nueva forma de pintar, con líneas perfilando las formas.

Con todos los problemas de color que he tenido que resolver para conseguir un volumen…Ahora con un perfil de línea la construcción de la forma era más visible, evidente y potente.

Dibujo sobre muestrario.

óleo y collage sobre tabla.

Anuncios