Este precioso refectorio del convento de Redondo, en Portugal. Una exposición que compartí con Juan Sukilbide, dentro del proyecto “hoteles con arte”

Anuncios