Parece que vivir y trabajar juntos hace que nos contagiemos e influyamos sin darnos cuenta. He aquí un ejemplo con una de mis cabezas y un cuadro de Sukilbide.

 

Anuncios