Para la exposición que hice en la casa de cultura de Estella allá por el año 91 hicimos un pasacalle con las máscaras sujetas como estandartes.

Fue una acción publicitaria y festiva y terminamos almorzando en el antiguo bar bodegón, a la orilla del río. Un lugar en el que las máscaras encajaban de maravilla.

 

 

Anuncios