No se si podré de verdad hacer de este tronco de encina una cabeza, o si tendremos que cambiarnos los papeles y esta vez el escultor tendrá que ser Juan.

 

 

Anuncios