La idea de que la basura genera  monstruos que nos terminarán devorando no es nueva. aquí está el ejemplo de Shanghai. El monstruo de las bolsas de plástico

Anuncios