Se llama a 26 chavales y se les deja experimentar con cables y teclados, y el resultado es formidable. Esto es lo que ocurrió en Miranda de Arga el pasado Lunes.

 

Anuncios