Por cada pantalón, calcetín, juguete, gorra, camiseta….que su madre retira del armario de Daniel porque ya no le sirven él hace un dibujo.  Sin mostrarselo a nadie y sin contarlo.

Como un reemplazo, un sustituto. Es la memoria en una sucesión de huellas.

No representa exactamente la cosa perdida, puede ser algo que ese objeto le hiciera sentir.

Pero es una prórroga de vida condicionada por la propia habilidad artística del chaval. Con el paso del tiempo, si mira uno de esos dibujos y ya no consigue identificar por qué lo hizo así, qué le llevó a pintarlo lo rompe en pedazos, más pequeños si es mucho el tiempo que ha transcurrido.

dscf8915

Anuncios