De entre el cielo hasta entonces cubierto apareció la luz en cuerpo y alma, descendió sobre el estudio de la pintora y vio que, al menos en ese momento, todo estaba bien. Casualidad, hermosa casualidad. O quizás no. (Texto Juan Sukilbide).

dscf8916

Anuncios