Han venido a casa a escanear una de mis esculturas, el primer hombre con perro que hice al principio de los años noventa. La idea es hacer una reproducción a escala en 3D.

89666148_2841052645983834_1088872736085770240_o

89810785_2841053175983781_7179428741712445440_o

Ha esta imagen hay que añadirle la capa de texturas y para ello primero han reproducido digitalmente la escultura con una fidelidad mayor incluso que en la realidad ya que puedes introducirte dentro de ella y ver el interior.

El trabajo lo está haciendo la empresa Onevoxel y el reto está en poder reproducirla lo más fielmente posible. Estoy a la espera.

Fueguitos.

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana.
Y dijo que somos un mar de fueguitos.
-El mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende”.
Eduardo Galeano.

Estas pinturas son de hace tiempo. Las he rescatado porque tienen la esencia de la serie que voy a empezar con el nombre de fueguitos, donde representaré personas con sus diferentes acciones fruto de sus correspondientes emociones.

No creo que sean pinturas a pesar de habérmelo planteado. Pienso que ahora mi pintura no es espontanea y el cuadro me ata frente al caballete y lo que necesito es poderme desplazar para ver que es lo que me encuentro por ahí. Creo que me voy a fijar en este trabajo para empezar.

mascarilla

gafas

guantes.

 

Otoño

Estella 1991, en esa época estuve estudiando a los clásicos y aprendiendo a pintar un poco, después empecé con los retratos del natural que me daban más información.otoño

Uxoa Zumeta

El stand de Usoa Zumeta en la feria internacional de grabado de Bilbao con una presentación maravillosa del desarrollo de una serigrafía de Jesús Mari Lazcano en una Una imagen casi en Blanco y negro.

En la fila de arriba los distintos acetatos que se han necesitado para componer la imagen, en la del medio estampados sumados unos a otros y en la de abajo estampados individualmente. Un resultado didáctico y gráfico que funciona muy bien precisamente porque tiene pocos colores y es sutil.

DSCF2227

Un mar de plásticos.

Trabajo colaborativo realizado con el grupo navarro de consumo suma con causa.mar (2)

Las zapatillas.

En la exposición de Aoiz he colgado algunas de las ilustraciones en tela que hice para los cuentos de Juan. Aquí va una de las nuevas.

LAS ZAPATILLAS.
Le he pedido repetidamente a Jairo que recoja sus zapatos y zapatillas. Que las guarde todas en el mismo lugar, el zapatero que tenemos junto a la terraza. Pero mi hijo a sus cuatro años se resiste. Le es más fácil tener las botas bajo su cama, las sandalias bajo la de su madre, las adidas en la entrada y los mocasines por donde tiene su cesta el Alex, el gato.

De muchas maneras he tratado de hacerle ver que no puede ser como él quiere. Le argumento, le pido, le mando, le vuelvo a pedir.

Anoche probé otra estrategia. Le conté una historia, cuando ya se había metido en la cama. La de media docena de pares de zapatillas cuyo dueño –un crio de la edad de Jairo y con el pelo del mismo color- las abandonaba en los rincones más inesperados con lo que cuando las necesitaba el chico no siempre las encontraba o le llevaba un rato interminable.

Así que en mi relato las zapatillas caminaban sin dueño, se buscaban unas a otras, se anudaban los cordones cada una con su vecina y formaban una muy fraternal larga cadena de amigas que se han echado de menos y no quieren separarse.

Asumí que, si entendía mi mensaje, la conclusión de Jaime sería que convenía dejar todo el calzado en el mismo lugar, no presas unas de otras pero sí colocadas ordenadamente por parejas.

A la mañana siguiente mi hijo se resistió a levantarse a su hora para ir a la escuela. Me explicó que con una fila interminable de zapatillas sus pasos iban a ser muchísimo más largos, con cada zancada avanzaría varios metros y en no más de dos minutos iba a llegar a la puerta del colegio.

74614051_2573858739369894_1769799329389740032_o

Nueva exposición

El día 8 inauguro una exposición en Aoiz, un pueblo de Navarra, en la casa de cultura. No es obra reciente toda ella aunque aprovecho para llevar dos piezas nuevas para poderlas ver bien expuestas, ya que en casa cada vez es más difícil tener un espacio  diáfano.

mar